CRISTIANO RONALDO ALQUILA UNA VILLA EN PLENA CUARENTENA

A Cristiano Ronaldo se le hace muy pequeño su lujoso apartamento en Funchal, capital de la isla portuguesa de Madeira, donde hasta ahora pasaba el confinamiento junto a su pareja, Georgina Rodríguez, y sus cuatro hijos. Por eso, el futbolista ha decidido, en plena crisis del coronavirus, alquilar una vivienda más grande, concretamente una villa, en Caniçal, a unos 31 kilómetros desde su residencia inicial. Un capricho que le sale por cuatro mil euros a la semana.

“Sintió que necesitaba espacio, que se estaba asfixiando dentro de esas paredes y que había un gran jardín. Y, por supuesto, más privacidad. Está muy acostumbrado a una vida privada y a estar con toda la familia, y no es lo mismo”, ha explicado una fuente del periódico luso Correio da Manhã. Este cambio de aires le permite hacer ejercicio en el exterior, como ya ha demostrado en sus redes sociales. En un vídeo que el deportista publicó en Instagram la semana pasada, se le puede ver a él y a Rodríguez subir y bajar una cuesta corriendo.

La casa tiene capacidad para seis personas y dispone de una gran piscina en un jardín repleto de palmeras, donde pueden preparar barbacoas. La decoración de los salones y las habitaciones es bastante sencilla, aunque la familia también se puede entretener en la sala de juegos que está presidida por una mesa de billar. Pero lo más impresionante de este enclave son las vistas al océano Atlántico, además de ofrecer un acceso privado a la playa, ese en el que la pareja practica deporte.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

X