Tu Radio Jóven con todos tus éxitos favoritos 24 horas al dia.

VUELVE EL FÚTBOL

Tras dos meses de parón, el otro fútbol, el de lo tiempos del coronavirus, se pone en marcha entre protocolos y enormes medidas sanitarias con el objetivo de que se pueda terminar la liga y de marcar el camino a países como España, Italia o Inglaterra, que también están poniendo toda la carne en el asador para acabar las competiciones.

Pero el fútbol que volverá este sábado no será el de siempre, el de las gradas llenas, el de la pasión, el de los cánticos. Será un fútbol metido en una burbuja de prudencia, de miedos, de reglamentos estrictos. Los jugadores de la Bundesliga tienen prohibido darse la mano, no pueden festejar los goles abrazándose y en el banquillo los suplentes lucirán mascarilla. El entrenador no está obligada a llevarla siempre que mantenga 1,5 metros de distancia con el resto de personas. Las botellas para cada jugador deben ser personalizadas y se exhorta a no escupir.

De hecho sobre el terreno de juego y sus aledaños apenas sí estarán un centenar de personas –5 árbitros, 22 jugadores, 18 personas en banquillos, 20 auxiliares, 4 recogepelotas, 3 personas de limpieza, 3 fotógrafos, 4 enfermeros, 4 personas de seguridad y 15 por el VAR y la señal de TV– y en general, contando gradas, palcos y anillo de alrededor de los estadios sólo presenciarán o participarán de las organización de los partidos unas 300 personas.

Los equipos de la Bundesliga llevan días cerrados a cal y canto en los hoteles en régimen de concentración, circunstancia que disgusta a muchos futbolistas de la Liga española y de la Serie A italiana. Debió pensar lo mismo el entrenador del Augsburgo, Heiko Herrlich, que se perderá el reinicio de la Bundesliga por haber ido a comprar dentífrico y haberse saltado así las estrictas normas de la cuarentena

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

X