Tu Radio Jóven con todos tus éxitos favoritos 24 horas al dia.

Relaciones a distancia y cuarentena ¿diferencias?

¿Existe la relación perfecta? Es más, ¿cómo es tener una? Estas son preguntas que, según a quién se le hagan, se pueden obtener cientos de respuestas muy diferentes. Y es que, cada persona es diferente, tanto física como personalmente. Es por ello que cuando surge la chispa de la atracción y el deseo mutuo hay que aprovecharlo, independientemente de la situación. ¿Qué se puede perder? En primer lugar, el no, ya está desde un principio. Además, desgraciadamente lo perfecto no existe, pero eso no detiene a nadie para intentarlo y hacer que funcione para ser feliz.

Los caminos de la vida son difíciles de predecir pero hay que seguirlos. Hoy se puede estar en España y el día de mañana en Argentina, por ejemplo. Por eso a la hora de elegir pareja o amante uno de los factores más importantes es poder verse. Pero por diferentes circunstancias esto puede variar. Erasmus, trabajadores internacionales, comerciales, traslados… En muchas ocasiones y por diversas razones la vivienda puede cambiar de forma temporal o indefinida.

Pero a pesar de los kilómetros muchas parejas han conseguido continuar con su amor y regresar felices. Porque las barreras físicas no son suficientes para que se apague la chispa y la atracción. Hasta las auténticas expertas de placer lo saben, las escorts en Zaragoza. Por ello ofrecen diferentes servicios como los online o los viajes. Aunque son más conocidos en inglés, fly me to you (FMTY). Y es que ahora con ayuda de las nuevas tecnologías e innovaciones ni el sexo es un problema. 

Como ya llevan haciendo mucho tiempo las relaciones a distancia, con comunicación, ganas y confianza, funcionan. Hoy en día, con la situación de pandemia y cuarentena, muchas parejas, a pesar de vivir en la misma ciudad, se encuentran en la misma situación. Verse obligados al distanciamiento social y físico entre ellos. Aunque quizá con algo más de impotencia al encontrarse tan cerca y lejos al mismo tiempo.

Pero, ¿es exactamente lo mismo? Tienen muchos puntos en común pero también otros tantos que diferencian estos dos conceptos. Por ejemplo, ambos aumentan el uso de las llamadas, mensajes de texto, videollamadas y otros métodos de contacto online y a través de pantallas. La incertidumbre, las dudas y el miedo son sensaciones acerca del futuro más cercano que son muy comunes en estas situaciones. Pero mientras las relaciones a distancia pueden verse cuando su agenda y su bolsillo se lo permitan viajando, las parejas en cuarentena no. 

Además, éstas últimas no son las únicas que no pueden verse, sino que el confinamiento es para todo. Eso se traduce en quedarse en casa veinticuatro horas. Por lo que la situación afecta de manera diferente, tanto física como psíquicamente. Aumento de tiempo libre, cambiar toda la rutina, obligada convivencia con las personas de la misma casa… Todo ha cambiado.

A pesar de todo el contenido y entretenimiento que se está lanzando online desde todas partes y en todas las plataformas para intentar hacer un poco más ameno todo. Incluso en el sector adulto, altamente afectado debido a obvias razones. Han aumentado la venta de juguetes sexuales, la demanda de sexo online con videollamadas o chats eróticos con escorts de Barcelona y la accesibilidad a contenido erótico que antes era premium. Porque el deseo y las ganas de placer físico son naturales en el ser humano y a pesar de estar lejos se siguen solicitando igual, o más.

Así que se podría decir que no son exactamente iguales estos dos conceptos, las relaciones a distancia y en cuarentena. Aunque se pueden superar igualmente y hacer planes cuando por fin acabe el distanciamiento social. Todo aquello que más se desee hacer, aquellas personas a las que ver y con las que intimar. 

Por lo que mientras la imaginación vuela fantaseando con esa vuelta a la “normalidad” y todo ese contacto físico que se ansía tener actualmente, hay que continuar con la vida lo más naturalmente posible. 

Existen muchas formas para reavivar la llama y el picante de la relación e incluso de conocer a nuevas personas. Aquellas que puede que, en un futuro, acaben en algo más que una amistad. Porque al final tanto las relaciones a distancia como aquellas que se ven obligados a estar separados por el COVID-19 se enfrentan a un nuevo reto pero que visto con perspectiva, puede resultar una oportunidad. 

Una nueva situación en la que demostrar el interés, esforzarse por buscar otras formas de placer, experimentar, hacer todas esas cosas que estaban pausadas, conocerse mejor a sí mismo (física y psíquicamente)… Nuevas sensaciones y sentimientos en las que aprender a enamorarse de uno mismo y de otros sin necesidad de tocarse físicamente. Llevar la relación a otro nivel de mayor confianza, intimidad y deseo de estar juntos. Además que echarse un poco de menos nunca viene mal para luego cogerse con más ganas. Porque a pesar de estar tan lejos, nunca se había estado tan unidos. Así que, ¿por qué no disfrutar mientras se fantasea con la vuelta a la “normalidad”? 

Fdo.: Deborah Salas

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

X