Tu Radio Jóven con todos tus éxitos favoritos 24 horas al dia.

DECRECE EL TURISMO INTERNACIONAL EN ESPAÑA

Al comenzar el verano de 2020, la situación del COVID-19 parecía estar en calma en Europa, sobre todo en los países que más sufrieron el virus en primavera. No obstante, con el retorno de las libertades en la nueva normalidad y el deseo de ocio en las vacaciones de verano, la propagación del virus no ha cesado. España, uno de los mayores impulsores de turismo en Europa, se ha visto muy perjudicada por esta circunstancia y sus índices turísticos han decrecido enormemente, especialmente a nivel internacional.

Los negocios de hospedaje de España, sobre todo los hoteleros, apenas han podido alcanzar el 40 por ciento de ocupación durante la temporada alta del verano. Se calcula que cerca de 205.000 turistas extranjeros visitaron España en junio, lo que se traduce en un desplome del 97 por ciento, en comparación con las cifras del año anterior.

A pesar de las reaperturas de fronteras internacionales, muchos españoles preferían quedarse en el país, al mismo tiempo que turistas de Europa y del resto del mundo preferían no arriesgarse a viajar a España, por ser uno de los estados europeos más afectados. Algunos de estos países más temerosos fueron Italia y los mayores países de Asia y América.

En julio, las cifras aumentaron a 2,5 millones de viajeros, según el Instituto Nacional de Estadística, siendo Francia la principal emisora de turistas internacionales (más de 597.000), seguida de Alemania y Reino Unido. Sus turistas fueron acogidos mayormente en la comunidad de Baleares, seguida de Cataluña, Comunidad Valenciana, Andalucía, Canarias y Madrid.

Acabada la temporada alta, la estimación del desplome general del turismo extranjero en España es de un 75 por ciento, junto con un 80 por ciento menos de gastos. Es decir, el país ha perdido más de 16 millones de turistas habituales extranjeros y más de 19.000 millones de euros de los gastos de tales visitantes.

Los rebrotes de COVID-19 comenzaron a aumentar en España entre junio y julio, y han resultado en una multiplicación de casos que amenaza con un posible nuevo estado de alarma, mientras que las potencias europeas parecen gestionar mucho mejor la situación. Tras superar el medio millón de contagios, España es el miembro de la Unión Europea más perjudicado por la pandemia, y la recuperación de sus graves pérdidas como en turismo será lenta y progresiva.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

X