Tu Radio Jóven con todos tus éxitos favoritos 24 horas al dia.

EL DESTINO DE LAS FIESTAS PATRONALES EN 2020

Cada municipio español posee un patrón y, por lo tanto, una festividad anual que sus habitantes celebran con orgullo. Lamentablemente, la pandemia de coronavirus ha forzado la suspensión total de casi todos estos eventos, especialmente cuando en primavera y en verano se han producido serios repuntes en la propagación del virus por todo el país.

La mayoría de las fiestas patronales han sido directamente canceladas como medida de extrema seguridad. En efecto, ha sido necesario prescindir en todo caso de las instalaciones temporales de ocio que tienden a atraer a mucha gente, con el fin de evitar peligrosas aglomeraciones. Sin embargo, se deben destacar algunas ciudades y pueblos donde se han realizado mínimas aproximaciones a su festividad tradicional de tipo expositivo, como la exhibición de figuras de carácter religioso o algunas actuaciones o danzas.

Un ejemplo de este mínimo esfuerzo es el Corpus Christi de Granada, en el que este año los protagonistas del desfile de la Tarasca fueron expuestos ante el Ayuntamiento de Granada. Otros municipios que han seguido este mismo ejemplo por sus fiestas religiosas son Móstoles y Lorca. El propósito es combinar la concienciación por la seguridad con la nostalgia y el patrimonio municipal. A su vez, una de las muy pocas fiestas religiosas que no fueron canceladas es el Exaltación de la Santísima y Vera Cruz, en el municipio murciano de Caravaca de la Cruz, cuyo Solemne Quinario se ha celebrado entre el 10 y el 14 de septiembre.

Estas fiestas son importantes momentos de ocio para muchos, en particular para los jóvenes, y destaca mucho su exaltación para quienes las suelen celebrar o aprovechar (trabajadores, artistas…). Evidentemente no son los únicos eventos que se han suspendido por el coronavirus, y, ante todo, se debe tener en cuenta de que siempre se ha de garantizar la seguridad común por encima de todo. Otras alternativas para rendir homenaje a tales festividades se han realizado de manera telemática, mediante reuniones o publicaciones masivas en redes sociales, a lo que muchos españoles han recurrido especialmente durante el estado de alarma.

También se han dado casos de intentar posponer algunos de estos eventos, pero sobre todo se ha recurrido a la adaptación en un intento por mantener las celebraciones con algunos actos de manera presencial, lo que se ha traducido como no fiestas. No obstante, estas no fiestas no han impedido el avance del virus en España por los cúmulos de gente en las calles, y ante la imposibilidad de garantizar la seguridad, la solución más conveniente es la cancelación de lo presencial, a lo que se añade una esperanza de que las fiestas municipales de 2021 serán mucho mejores.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

X