LAS ELECCIONES DE ESTADOS UNIDOS SUELEN CONTAR CON GRAN POLÉMICA

Como primera potencia política en el mundo, Estados Unidos destaca mucho por las batallas dialécticas con mucho debate y polémica que suele haber durante las elecciones generales, celebradas entre el 2 y el 8 de noviembre de cada año múltiplo de 4. Donald Trump logró imponerse en 2016 contra Hilary Clinton y en 2020 vuelve a luchar por mantenerse en el cargo presidencial, pero su mandato ha contado con muchas discusiones y protestas en cuanto a su actitud, de forma que, aunque siga como presidente, seguirá teniendo muchos enemigos y una opinión crítica variable que acarrea desde su larga carrera empresarial.

Esta situación no ha sido tan excepcional en las elecciones presidenciales de la historia de Estados Unidos. Muchos consideran 2012 como el año más cerrado de campañas electorales, tratándose del enfrentamiento entre Barack Obama y Mitt Romney. Aun así, mayor envergadura tuvo la disputa entre Richard Nixon y John F. Kennedy en 1960, lo que se tradujo en el primer debate televisado. Ambos obtuvieron porcentajes de votos populares aproximados con una pequeña ventaja para Kennedy, quien contó además con el refuerzo del colegio electoral. Nixon también perdió en las elecciones de California, aunque se ganó la atención ciudadana en los medios de comunicación, con una política positiva durante los siguientes años hasta que ganó las elecciones presidenciales de 1968.

Como presidente, Nixon tuvo un éxito inicial, pero la inflación nacional no paraba de crecer y se vio empeorada con la crisis del petróleo. Aun así, lo más grave para Nixon fue el allanamiento a la sede del Partido Demócrata, el terrible escándalo Watergate, por el que fue considerado copartícipe y finalmente renunció, siendo hasta ahora el único presidente estadounidense que dimitió del cargo. Otro presidente con gran polémica fue George W. Bush, quien en el 2000 contaba con menos votos populares que su rival pero los votos de Florida fueron nuevamente contados, lo que hizo que el colegio electoral acabara dando la victoria a Bush, siendo la elección más cerrada de la historia norteamericana.

El presidente que más tiempo ha gobernado Estados Unidos es Franklin D. Roosevelt, concretamente por doce años, que hubiesen sido dieciséis si no hubiese sido por su repentina muerte en abril de 1945. Aun así, contó con enorme apoyo y sería muy reconocido por sus éxitos del New Deal y la victoria en la Segunda Guerra Mundial, un conflicto en el que él sabía que tarde o temprano los Estados Unidos participarían y logró convencer al Congreso de las necesidades de involucrarse. En 1947 entró en vigor la Vigesimosegunda Enmienda que limitaba la presidencia a dos mandatos.

En resumen, las elecciones de Estados Unidos constituyen una pequeña “guerra de campañas” teniendo en cuenta el poder propio de cada estado, la la gran influencia mediática de los candidatos y la influencia de la política posterior a las elecciones como posible ejemplo (aunque no exento de gran controversia) en la política global y sobre todo en Occidente. Cabe señalar también la histórica supremacía de los Partidos Demócrata y Republicano. Sus predecesores fueron respectivamente los Partidos Whig y el Demócrata-Republicano de Thomas Jefferson, que en la primera mitad del siglo XIX tuvieron gran dificultad para mantenerse.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

X