Tu Radio Jóven con todos tus éxitos favoritos 24 horas al dia.

¿POR QUÉ ITALIA TARDÓ EN FORMARSE COMO UN ESTADO NACIÓN?

Italia, uno de los países más poderosos de Europa, tardó en emerger como estado moderno pero tuvo un papel importante desde la Antigüedad

La península de Italia constituye el punto de partida de la poderosa civilización romana. Cuando el Imperio romano de Occidente se vino abajo, los ostrogodos ocuparon la región, la cual, durante la Edad Media, fue objeto de invasión y ocupación por parte de diferentes civilizaciones: bizantinos, lombardos, franco-germanos (carolingios), normandos y musulmanes. Las constantes invasiones de la península y de sus tres islas vecinas generaron estados independientes que acabarían designando las regiones, provincias y ciudades que actualmente componen la República Italiana.

En consecuencia se produjo también una división que ha persistido hasta hoy entre las mitades meridional y septentrional de Italia. En la mitad sureña, llamada Mezzogiorno, predomina el sector agrícola y su nivel de desarrollo es menor que en la mitad norteña, que recibió mucha riqueza de los carolingios y sus herederos y más adelante se vería más favorecida por la industria. El Mezzogiorno fue muy disputado por sus límites mediterráneos y en él aparecieron estados como el ducado de Benevento y el principado de Salerno, de origen lombardo, hasta establecerse la monarquía de Nápoles y Sicilia, que abarcó todo el sur italiano y en la Edad Moderna llegó a estar en manos de España y Austria.

Desde la Antigüedad tardía, Roma se mantuvo como el núcleo del mundo católico bajo la autoridad del papa en el Vaticano. Las disputas entre los ocupantes externos sucumbió en el siglo VIII en la transformación del ducado de Roma en los Estados Papales o Pontificios, con un gobierno teocrático que reforzó su autoridad nacional e internacional desde el centro de la península. En el norte de Italia, el Sacro Imperio Romano Germánico fue perdiendo poco a poco sus posesiones, como las ciudades de Génova y Venecia, que prosperaron como repúblicas comerciantes y emprendieron planes expansionistas, mientras que las regiones de Toscana y Saboya florecieron como centros culturales.

En efecto, la presencia de diferentes pueblos y por tanto estados separados dificultó la creación de una nación italiana. Los Estados Pontificios tenían algunos contrastes con los demás italianos, pero eran lo bastante extensos y fuertes como para intentar unificar a toda Italia bajo el gobierno de Roma. Realmente, fue primeramente la iniciativa de Francia y Piamonte-Cerdeña (antigua Saboya), enemistadas con Austria, la que dio lugar a la formación del reino moderno de Italia a mediados del siglo XIX. Si el estado italiano se hubiese establecido en los siglos previos, para ello los Pontificios seguramente hubiesen tenido iniciativa y/o afán por el poder de Roma, especialmente porque sus vecinos peninsulares e isleños eran menos extensos o bien estaban sometidos a otras potencias.

De haberse logrado la unificación en la Edad Moderna, los italianos podrían haber participado de forma independiente en la conquista de las Américas e incluso desafiar al Imperio otomano en los Balcanes, África y Oriente Próximo, donde también podrían establecer dominios de ultramar en caso de que vencieran. Los turcos eran entonces muy poderosos y aunque Italia pudiese contar con respaldo de otros europeos, hubiesen sido guerras excesivamente caras.

De todas formas, Italia llegó a tener su papel en el descubrimiento del Nuevo Mundo, más a nivel intelectual que colonizador, por ejemplo mediante la cartografía. Cristóbal Colón era italiano (posiblemente genovés) y fue él quien insistió a los Reyes Católicos para emprender el viaje por el Atlántico. Por su parte, el florentino Américo Vespucio desarrolló una importante empresa comercial en América junto a los españoles y a él se le atribuye el nombramiento del nuevo continente.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

X