LA REMODELACIÓN DE UN BAR EN SEVILLA DEJA AL DESCUBIERTO UN BAÑO ÁRABE DEL SIGLO XII

Se trata de un “hamán” perfectamente conservado y cubierto de pinturas que hace pensar a los arqueólogos que no se trata de un caso aislado

Las obras de remodelación del bar Giralda de Sevilla, localizado en la calle Mateos Gago, han sacado a la luz un “hamán” almohade del siglo XII del que se conservan dos salas y unas magníficas pinturas. Esta joya arquitectónica ha aparecido al retirar el suelo y los azulejos de una cervecería.

El “hamán” descubierto en Sevilla, que era el baño principal de la ciudad durante la etapa de esplendor almohade, ha estado escondido desde principios del siglo XX cuando el arquitecto regionalista Vicente Traver decidió cubrirlo para construir un hotel, una decisión que ha colaborado en la conservación de sus pinturas, que son únicas en España y Portugal. Ahora otra remodelación lo ha vuelto a sacar a la luz permitiendo que afloren las pinturas murales que decoraban todo el espacio. “Lo más importante es que hemos constatado que el baño estaba pintado por completo, de arriba abajo, y con una decoración geométrica de gran calidad. Los dibujos son en almagra (pigmento rojizo) sobre blanco y se han conservado grandes fragmentos en bóvedas y paredes. Este es el único baño islámico que nos ha llegado con una decoración integral, hasta ahora solo se conocían ejemplos con pinturas en los zócalos”, ha afirmado el arqueólogo Álvaro Jiménez, que ha estado al frente de los trabajos.

La fecha de construcción y localización del “hamán” invitan a los arqueólogos a pensar que podría haber más baños almohades en Sevilla, “Ha sido una sorpresa absoluta. Este importante descubrimiento nos da una idea de cómo podrían haber sido otros baños durante la época almohade, sobre todo en Sevilla, que era una de las dos capitales del imperio, junto a Marrakech. El ” hamán” está muy cerca de la mezquita mayor, que se construye también en el siglo XII, lo que justifica su desarrollo decorativo mucho más rico”, apunta el arqueólogo Fernando Amores, quien ha colaborado en la investigación.

Además, durante la catas de falsos techos realizadas en la cervecería la Giralda los expertos han descubierto luceras (claraboyas que permiten el paso de luz) que han cambiado el rumbo de la reforma del local: los propietarios han decidido apostar por desenterrar totalmente el baño islámico. Cuando terminen las obras el local seguirá funcionando como cervecería, pero las instalaciones eléctricas se adaptarán a los baños para poder integrarlos dentro del bar.

Por Cristina Moreno

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

X