CAMBIOS DEL TIPO DE INTERÉS EN PRÉSTAMOS

Los préstamos son de lo más habitual en el día a día. Si queremos comprar algo que nos resulta imposible de pagar directamente en metálico (una casa, un coche, una reforma en casa…), recurrimos a los préstamos bancarios. Por si todavía no has solicitado ninguno, te recordamos que los préstamos son una operación financiera mediante la que una persona crea un contrato o acuerdo con el banco para prestar una cierta cantidad de dinero a cambio de la obtención de un interés por parte de la empresa bancaria.

Fuente: Pixabay

Estos intereses de los que hablábamos se definirían como el precio de pedir prestado “x” euros para devolverlos en un periodo de tiempo determinado. Encontramos dos tipos de interés: TIN y TAE:

  • TIN: es el Tipo de Interés Nominal que nos indica que cantidad nos cobrará el banco por el préstamo del dinero.
  • TAE: es la Tasa Anual Equivalente, que indica el coste anual de un crédito.

¿CÓMO CAMBIAR EL TIPO DE INTERÉS?

Si hay algo claro a la hora de afrontar un préstamo, es que si tenemos dinero suficiente para poder eliminar cuanto antes el préstamo, nos ahorraremos una gran cantidad de dinero. Normalmente los préstamos suelen elevar el precio total a pagar de una manera abismal. Cuánto menos tiempo tardes en pagarlo, menor %TAE tendrás que pagar.

En cuánto al interés TIN, es algo que tienes que hablar bien con el banco para que el pago del préstamo no se haga cuesta arriba. Si no tienes en cuenta este interés, pasarán los años con la sensación de estar pagando dinero de más al banco.

Fuente: Pixabay

EN EL CASO DE LAS HIPOTECAS…

Es el principal motivo para pedir un préstamo. Normalmente podemos elegir entre una hipoteca fija o variable. La hipoteca a tipo fijo normalmente el tipo de interés es contante a lo largo de la duración del préstamo. Es decir, podremos saber cuánto pagaremos todos los años que dure el préstamo. Sin embargo, en las hipotecas a tipo variable, los intereses dependerán de la evolución del Euribor y sumándole el diferencial que hayamos pactado con el banco.

Las hipotecas a tipo variable suelen ser más baratas, por que el Euribor actualmente está en -0,48 y eso supone que saldría más en cuenta una hipoteca de tipo variable.

DECISIÓN FINAL

Si lo que tenemos en mente es cambiar el tipo de interés en nuestra hipoteca, debemos tener en cuenta también los costes finales que supongan este trámite. Para modificar el tipo de interés, podemos encontrarnos dos operaciones: novación o subrogación:

  • Novación: tendría que ver con cambiar ciertas condiciones del préstamo, entre las que se incluye el cambio del tipo de interés.
  • Subrogación: Se utiliza para cambiar la hipoteca de banco y mejorar las condiciones del préstamo que tenemos contratado actualmente.

Como decimos, estos trámites no son gratuitos, así que sería conveniente que antes de lanzarte a realizar cualquier cambio, te enterases en tu banco de cuáles son los costes que te supone esta operación.

Esther González González

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

X