EL BARÇA CAMPEÓN INDISCUTIBLE DE LA COPA DEL REY

El Barça fue un auténtico terremoto, especialmente en la segunda parte. Obtuvo un resultado contundente y, sobre todo, un boom de confianza de cara a lo que se avecina. Ganar por 4-0 contra un rival que no hace mucho le ganó la Supercopa de España y del que suele extraer marcadores ajustados supone todo un chute de energía. Fue una victoria merecida después de una temporada sufrida. La explosión de alegría de los jugadores y el staff era natural después de dos años sin ver un título. Ahora toca cambiar el chip, no tranquilizarse e ir a por todas en La Liga

El Barça conquista su 31ª Copa del Rey (Getty Images)

Sin duda, las imágenes que más emocionaron al aficionado culé fueron las celebraciones de los jugadores alzando su primer trofeo en dos años. Y la sonrisa de Leo Messi, que dio tantas esperanzas al barcelonista ahora que está en vilo su futuro. Si algo demostró esta final es que el Barcelona tiene futuro, con futbolistas prometedores que van a marcar una época. Y también es importante que si Messi, a sus 33 años, piensa en lo más inmediato, haya podido comprobar que este equipo no solo tiene jóvenes talentos, también tiene un presente.

Y el presente ahora se trata de pelear por lo que queda de Liga. Ya no se puede esperar a lo que hagan los rivales, hay que luchar hasta el final, teniendo en cuenta que quedan duelos duros como contra el Atlético de Madrid y muchos partidos que no se pueden permitir perder. Cada partido que falta será una final que desde ahora contará con el plus de motivación de haber ganado la Copa del Rey. Algo que debe ser determinante para sacar fuerza y confianza y evitar la relajación. Porque este trofeo puede servir de gasolina para llegar hasta el final en una rampa que tendrá obstáculos.

Laura Carbonell Cánovas

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

X