EL COMERCIO ELECTRÓNICO: UNA APUESTA SEGURA

Desde la llegada de los medios digitales, el mundo se encuentra en constante evolución tecnológica. Internet se ha convertido en el espacio por excelencia para miles de interacciones que realizamos día a día. Visitar blogs, ver series, chatear con nuestros amigos… y ahora también realizar compras online. Una alternativa cada vez más utilizada por los usuarios gracias a plataformas como comprar online barato, las cuales respaldan la credibilidad de estos negocios virtuales y ofrecen consejos sobre futuras compras en la nube.

En 1995 se produce la primera venta online de un producto a través de Amazon. Veinte años después, las demandas en la industria del comercio electrónico, actualmente conocido como e-commerce, han alcanzado más de 2 billones de dólares en todo el mundo. E indudablemente seguirán creciendo. Pero,  ¿conocemos realmente el significado y las ventajas que este tipo de compras presentan frente al comercio tradicional?

¿Qué es el comercio electrónico?

Al contrario que en el comercio tradicional, donde la actividad de venta de bienes y servicios se realiza de forma presencial, tanto para los proveedores como de los consumidores, en el e-commerce las operaciones se hacen vía Internet. Esta forma de hacer negocios optimiza el tiempo y maximiza las ganancias mediante la reducción de costos, además de tener la capacidad de seleccionar cómo dirigirse a un mercado específico. Esta es sin duda la mejor apuesta para el empresario, pero también para el consumidor, que no podría contar con más ventajas al decantarse por utilizar estos innovadores métodos de compra.

Ventajas del comercio electrónico frente al comercio tradicional

Más allá de la principal ventaja que presenta el comercio online, poder comprar desde la comodidad de tu sofá, existen numerosos beneficios para el consumidor en red.

En primer lugar, es un servicio que va dirigido a todo tipo de público. Esto quiere decir que el perfil de cada uno no es lo más importante y el nicho de mercado es diverso. Un nicho que, además de diverso, no conoce fronteras. Gracias a la globalización, que trajo consigo de la mano Internet, el usuario puede realizar la compra de servicios o productos desde cualquier lugar del mundo. En Toledo o en Shanghái, desde cualquier dispositivo, en cualquier momento y con la mayor rapidez. A un click, sin tener que recorrer multitud de tiendas físicas y encontrando el precio más competitivo.

El otro lado de la moneda es muy similar. El vendedor también cuenta con infinidad de ventajas al realizar sus operaciones a través de plataformas online. El comercio tradicional exige disponer de capital, además de costos fijos que no se pueden evadir. Las tiendas físicas están atadas a un horario de atención y generalmente necesitan de empleados, los cuales se traducen en sueldos y por tanto en una mayor inversión económica. Una limitación pecuniaria que se expande a la hora de abrir más sucursales, frente al beneficio que trae consigo el e-commerce para la importación y exportación de pequeñas cantidades de productos para el país.

Comprar por internet está a la orden del día y ya es raro encontrar a personas que no se hayan beneficiado de las ventajas que ofrece Amazon, Ebay o AlliExpress. Sin embargo, también cabe recordar que no todas las webs son seguras y hay que andarse con ojo. Por ello han nacido diferentes páginas, como compraronline.net, que ofrecen consejos a la hora de realizar las compras en la red. Una ayuda antiestafas para que lo barato nunca salga caro.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

X