Tu Radio Jóven con todos tus éxitos favoritos 24 horas al dia.

Batalla Cartagineses contra Carpetanos en 220 a. C.

Hay varias teorías sobre dónde se produjo este combate hace ya más de 2.000 años. Recientemente el estudio multidisciplinar Datos históricos, arqueológicos y geológicos para la ubicación de la batalla de Aníbal en el Tajo (220 a.C), de los arqueólogos Javier Fernández (Equipo arqueológico Caraca-Driebes) y Emilio Gamo (Museo Nacional de Arte Romano) y los geólogos Miguel Ángel Rodríguez-Pascua, Andrés Díez-Herrero, María Ángeles Perucha y José Francisco Mediato del Instituto Geológico Minero de España (IGME), indica que podría haber sido entre las inmediaciones de las localidades de Driebes e Illana en la provincia de Guadalajara, cerca del yacimiento arqueológico de la antigua población de Caraca.

Yacimiento de Caraca en Driebes, Guadalajara.

Según los escritos históricos el enfrentamiento se produjo cuando Aníbal Barca (que contaba 27 años de edad en ese momento) regresaba a Qart Hadasht (actual Cartagena) tras arrasar Helmática (Salamanca) entre la primavera y el verano de 220 a. C. y contaba con unos 25.000 soldados y 40 elefantes. Se enfrentó a una coalición de unos 100.000 carpetanos, vettones y olcades a los que venció a pesar de la diferencia del tamaño de tropas y que sus rivales decidieron el punto de ataque. Pero Aníbal fue mas inteligente y aprovechó los vados del río –los únicos lugares por donde se podía cruzar a pie- para colocar sus tropas ya que debido a la estrechez la superioridad numérica de sus oponentes se reducía al tener poco espacio para combatir.

Otra posibles ubicaciones que se han barajado anteriormente fueron Colmenar de Oreja, Fuentidueña, Talavera de la Reina, Aranjuez e incluso Toledo gracias a escritos de el griego Polibio de Megalópolis y el romano Tito Livio. Pero este último estudio además tiene en cuenta una antigúa vía que unía Complutum (Alcalá de Henares) y  Carthago Nova (Cartagena) que era la más corta y rápida, cruzaba el río Tajo en esa zona y las características morfológicas del mismo (la conjunción de distintos factores geológicos que posibilitan la persistencia de los vados como por ejemplo la existencia de fallas con actividad tectónica cuaternaria hace que sea posible que los vados no hayan variado mucho en estos 2.200 años) además del descubrimiento de una estructura cuadrangular posiblemente de origen humano que podría corresponder a la empalizada de Aníbal, mientras que un surco delante de ella sería su “foso frontal”. También en las inmediaciones está el cerro de El Jardín, al sureste de la empalizada, y desde donde Aníbal podría haber observado la batalla junto con su escolta sin ser divisados a su vez por los enemigos.

Vista de un meandro del río Tajo desde el yacimiento arqueológico de Caraca, en Driebes (Guadalajara)
Vista de un meandro del río Tajo desde el yacimiento arqueológico de Caraca, en Driebes (Guadalajara)EQUIPO ARQUEOLÓGICO DE CARACA

Este estudio se inserta en una serie de investigaciones realizadas en la ciudad carpetano-romana y que ha sido posible gracias a la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, la Diputación de Guadalajara y los ayuntamientos de Driebes, Illana y Brea de Tajo, así como la Asociación de Amigos del Museo de Guadalajara.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

X