Tu Radio Jóven con todos tus éxitos favoritos 24 horas al dia.

NUEVA ZELANDA BATE AL COVID-19: CERO CASOS ACTIVOS

Nueva Zelanda, que hasta la fecha ha confirmado 1.154 infectados, incluidos 22 fallecidos, entró en “emergencia nacional” el 25 de marzo con tan solo 50 contagiados.

Las medidas de restricción, unas de las más estrictas implementadas en el mundo, han permitido al país controlar la propagación del virus y las autoridades sanitarias neozelandesas esperan declararlo erradicado de su territorio el próximo 15 de junio cuando se cumplan 28 días desde que se dio el alta al último caso de “infección local por fuente desconocida”.

Se esperaba que en las próximas horas la primera ministra del país, Jacinda Ardern, anunciase el posible levantamiento esta semana de todas las restricciones impuestas para frenar la pandemia, con excepción de los estrictos controles fronterizos.

Además, su primera ministra Jacinda Ardern aseguró que los colegios y los lugares de trabajo podrán reabrir bajo nuevas reglas, sin limitaciones en reuniones o viajes interiores a partir de este 9 de junio.

“Estamos confiados en que hemos eliminado la transmisión del virus en Nueva Zelanda por ahora, pero la eliminación no es un punto en el tiempo, es un esfuerzo sostenido”, advirtió la mandataria laborista, al anunciar la reanudación de la actividad económica mínimamente por debajo de los niveles normales.

Los objetivos principales, aplanar la curva de contagios y aislar los posibles focos para evitar la expansión intracomunitaria (la consecuencia del grave error que cometieron algunos países que no aislaron sus focos y permitieron la libre expansión del virus por todo su territorio) se alcanzaron con gran éxito en Nueva Zelanda a las pocas semanas de confinamiento. 

Las cifras son muy elocuentes. Con una población de alrededor de 5 millones de personas repartidos entre dos grandes islas, a finales de mayo Nueva Zelanda lleva ya muchos días sin que se detecte ningún caso nuevo, y tan solo ha habido que lamentar 22 fallecidos en todo el país desde el inicio de la pandemia, todas ellas personas de avanzada edad y con varias patologías de base (aunque como la primera ministra se ha encargado de recordar a menudo, una sola muerte ya es demasiado).

La estrategia del Gobierno se basaba en tomar medidas muy tempranas y ambiciosas, para así atajar de raíz la propagación y conseguir rápidamente unos buenos resultados que permitieran al país salir del confinamiento antes que otros países y reactivar pronto la actividad de empresas y negocios, con menos secuelas para las economías nacional y familiar

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

X