Tu Radio Jóven con todos tus éxitos favoritos 24 horas al dia.

CONSUMO Y ADAPTACIÓN TECNOLÓGICOS ANTE LA CRISIS

El auge de las tecnologías, sobre todo en esta última década, ha generado un gran cambio en las formas de consumo de ocio y cultura cotidianamente. Su disponibilidad se considera esencial ante la pandemia de coronavirus, cuando estos hábitos tecnológicos se han visto mucho más acrecentados por la necesidad de prescindir temporalmente de algunas actividades presenciales, sobre todo cuando ha habido o haya que recurrir al confinamiento.

Generalmente, la gente tiende a utilizar cada vez más las plataformas de Internet para consumo tanto primario (plataformas como E-commerce para hacer compras) como secundario. Este último se corresponde con el tiempo libre, que tiende a ser ocupado con cinco clases de actividades: seguimiento de la prensa digital; visionado de series y películas; leer libros o escuchar audiolibros; escuchar música o podcasts; y actividades con limitación de edad como los juegos online.

En el marco del consumo secundario hay que tener en cuenta el desarrollo determinadas actividades orientadas a determinados sectores sociales como los menores de edad y las personas mayores. Se trata de una combinación de ocio y educación, de formas adaptativas de aprender con la utilización de los nuevos medios de comunicación.

En estos casos, viene a ser muy importante la contribución de empresas como asociaciones, campamentos y ayuntamientos que promueven programas de actividades principalmente orientadas a fines socioeducativos. Estas actividades se relacionan mucho con la lectura, el visionado de contenidos audiovisuales, pero sobre todo, la visión telemática entre pantallas, es decir, que el/la instructor/a pueda ser visto o vista como si de una sesión presencial se tratara.

Los programas de actividades sociales pueden ser ofrecidos en casi cualquier época del año, pero se recomienda especialmente en vacaciones o verano, cuando hay menos riesgo de compaginación con otras tareas y tienen mayor oportunidad de aprender con ocio, el cual constituye un enfoque esencial para fomentar el ánimo por nuevas experiencias y aprendizaje alternativo.

Al mismo tiempo, durante la pandemia del COVID-19, se deben adaptar estas actividades a una realización que incluya telecomunicación, lo que viene a ser favorable para el aprendizaje de la utilización de las nuevas plataformas y para adaptaciones que permitan una inclusión social absoluta, sin pérdida de oportunidades para nadie.

A pesar de la trascendencia del consumo tecnológico para mantener una actividad personal constante que no cese debido a complicaciones como el coronavirus, no debemos olvidar que también existen actividades que no requieren el uso de las tecnologías. Las principales de ellas son el deporte o ejercicio físico y la lectura de publicaciones impresas. Debemos hacer un esfuerzo por compaginar de forma aproximadamente igualitaria la actividad digital con la no digital.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

X