UN VECINO DE MANUELA CHAVERO CONFIESA SU ASESINATO

La Guardia Civil detuvo ayer a un vecino del municipio pacense de Monesterio por una presunta vinculación con la desaparición de Manuela Chavero, hace cuatro años. El detenido ha terminado por confesar el crimen, confesando que la enterró en una finca de su propiedad y se ha mostrado dispuesto a colaborar en el hallazgo del cuerpo.

La Unidad Central Operativa de la Guardia Civil detuvo al hombre, de 28 años, la tarde de ayer. El autor confeso del crimen vive muy cerca del domicilio donde residía Manuela Chavero.

En el momento de su desaparición, la mujer de 42 años dejó la televisión y la luz de su casa encendidas, y no se llevó llaves, documentación ni teléfono móvil. Además, la cerradura de la casa no estaba forzada y los pantalones que había usado ese día se encontraban sobre la cama.

El hombre llevaba siendo investigado durante meses por la Guardia Civil, puesto que se trataba de un nuevo sospechoso para los agentes. A raíz de estas sospechas, hace tres semanas los agentes de la Guardia Civil registraron a fondo la casa de la desaparecida y los alrededores, con el fin de encontrar nuevas pistas para el caso. Se realizó una reconstrucción en coche para comprobar si algún vehículo pudo recoger a la mujer y calcular el tiempo que se tardaría en introducirse en el vehículo.

Además de los nuevos indicios que pudiera recopilar la Guardia Civil, sus hipótesis se reforzaron por un anónimo que recibió la hermana de Manuela Chavero, Emilia, hace unos días. La Guardia Civil no ha querido desvelar el contenido ni la existencia de la carta, pero la hermana de la desaparecida declaró a los medios que en ella podía haber alguna clave que terminase por ayudar a los agentes a resolver el caso.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

X