Tu Radio Jóven con todos tus éxitos favoritos 24 horas al dia.

UNA NIÑA DE 12 AÑOS MUERE POR UNA EXTREMA INFESTACIÓN DE PIOJOS Y ACUSAN A LOS PADRES DE ASESINATO

Una niña de 12 años de edad, que responde al nombre de Kaitlyn Yozviak, murió el pasado sábado 26 de septiembre en el hospital de Milledgeville tras sufrir un ataque cardíaco originado por una anemia severa. Los hechos tuvieron lugar en Ivey, una localidad ubicada en Wilkinson, Georgia. La causalidad de la muerte fue una infestación extrema de piojos que no fue tratada durante años

Una llamada al 911, realizada por la madre de la víctima, alertó a las autoridades del estado inconsciente de la pequeña. Una vez en la vivienda, donde se encontraba el cuerpo de la menor, los agentes se quedaron despavoridos al contemplar el mal estado higiénico en el que se disponía el domicilio.  El colchón donde descansaba el cadáver estaba infestado de piojos, así como otros muebles de la habitación y los peluches, agujereados por dichos insectos parásitos.

Al parecer, los padres, Mary Katherine Horton, de 37 años y Joey Yozviak, de 38, estuvieron a punto de perder la custodia de Kaitlyn, pero finalmente lograron hacerse cargo de la menor. No obstante, acordando con las aclaraciones aportadas por Ryan Hilton, agente especial de la Oficina de Investigaciones de Georgia encargado del caso, la pequeña creció rodeada de gatos, heces, piojos y otros animales. Hilton testificó que, en el momento de su muerte, Kaitlyn presentaba la infestación de piojos “más grave” que jamás haya visto su oficina, informa Ney York Post.

Según Hilton, el hecho de no haber tratado este problema de piojos, que probablemente duraría intermitentemente durante al menos tres años, provocó que se redujeran los niveles de hierro en la sangre, produciendo así una considerable anemia que pudo haberle llevado a sufrir un paro cardíaco. Los investigadores sostienen que la negligencia sufrida le provocó un dolor insoportable.

Los progenitores de Kaitlyn han sido acusados por su asesinato, puesto que la jueza de la Corte superior del condado de Wilkinson, Brenda Trammell, dictaminó que había suficientes evidencias como para presentar cargos de asesinato ante el jurado. Asimismo, los padres también han sido acusados de crueldad infantil en segundo grado.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

X