Tu Radio Jóven con todos tus éxitos favoritos 24 horas al dia.

ESCANDINAVIA FUE CRISTIANIZADA PARA SER INTEGRADA EN EUROPA

Los pueblos vikingos vivían en torno a Escandinavia, en lo que hoy son los países de Noruega, Suecia y Dinamarca. Sus incursiones por mar en todas direcciones les generó una indiscutible fama en la segunda mitad del I milenio después de Cristo (Alta Edad Media). Alcanzaron Al-Ándalus y las costas de Norteamérica por el oeste, mientras que por el este llegaron a Rusia, el mar Mediterráneo y Bagdad, entre otros lugares remotos. Lo que al principio eran expediciones cuyo principal objetivo era la invasión y obtención de riquezas se acabaron convirtiendo en nexos comerciales que podían ser muy beneficiosos tanto para nórdicos como para cristianos y musulmanes.

La primera causa de la introducción del cristianismo en Escandinavia fue la aceptación de misioneros francos y anglosajones en la región. A continuación, el Sacro Imperio Romano Germánico tuvo un papel importante en este proceso de cristianización debido a la iniciativa misionera de Hamburgo-Bremen en Dinamarca. En el caso de Suecia, San Ascario introdujo el cristianismo en el año 829, aunque el país no se adaptó plenamente a la nueva religión hasta el siglo XII.

Sería en Noruega donde se concentró la mayor resistencia del paganismo, con continuas disputas entre paganos y cristianos que dividieron en dos al país. El rey Olaf II, muerto en la batalla de Stiklestad del año 1030, fue posteriormente canonizado, a partir de lo cual, el cristianismo sería finalmente aceptado, sobre todo por la vinculación monárquica de Noruega con Dinamarca mediante la Unión de Kalmar. Islandia había sido colonizada por los noruegos y su cristianización se debió en particular a los misioneros irlandeses y escoceses.

Es importante señalar que muchos nórdicos, inicialmente invasores, se habían asentado en Rusia (varegos), Inglaterra y Francia (normandos), por lo que acabaron plenamente integrados entre los europeos occidentales y orientales. Todas estas circunstancias provocaron la paulatina desaparición de la civilización vikinga. Básicamente, fue la aceptación del cristianismo a nivel general lo que generó una gran similitud entre las culturas de Europa y, después de la Edad Media, entre las naciones de casi todo el mundo occidental.

Por el lado negativo, las diferencias religiosas supusieron muchas hostilidades entre pueblos y la extinción de muchos de ellos cuando las tensiones sucumbieron en guerras, a lo que debe añadirse la extrema mortalidad epidémica. De todas formas, es muy probable que, de no haberse producido una cristianización europea general, muchos países podrían continuar enfrentados por motivos culturales, religiosos y étnicos. A ritmos diferentes, todos los países se desarrollarían, pero las guerras se podrían haber extendido peligrosamente y no habría posibilidad de construir una Unión Europea aceptable para todos los estados del continente.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

X