Tu Radio Jóven con todos tus éxitos favoritos 24 horas al dia.

¿LE GUSTA LA MÚSICA A LOS GATOS?

Unos de los principales errores a la hora de elegir un gato como animal de compañía, es la creencia por parte de los futuros propietarios, de que necesita menos atenciones o que sus necesidades son menores. No debemos adquirir un gato, bien sea comprado o adoptado, por el mero hecho de que, nos gustaría tener un perro, pero no tenemos tiempo para sacarlo a pesar, hecho que se repite, más a menudo de lo que a priori podemos pensar.

Bien es cierto que el menor tamaño de los gatos (comparado con algunas razas de perro), el no dedicarle, generalmente, tiempo al paseo, que las dimensiones de las viviendas actuales suelen ser menores (se vive más en pisos) y el aumento de la docilidad de los individuos felinos, ha provocado que el gato, en la mayoría de países supere, actualmente al perro, como animal de compañía.

  1. Patrones de actividad

La famosa fama, ganada a pulso, por nuestros compañeros felinos, de poco activos, en muchas ocasiones es cierta, pero hemos de saber que también tienen necesidades de realizar conductas activas, tales como juegos, caricias, etc., que no debemos pasar por alto, este descuido puede provocar animales, muy excitables para su manipulación o gatos obesos, debido al poco ejercicio que realizan. Aparece una población muy alta de animales con trastornos graves físicos, asociados a la obesidad.

2. Conducta trófica

Entenderemos como tal, al sistema de elección, selección e ingesta del alimento. El gato es un animal estrictamente carnívoro, con lo cual, debe comer su pienso especifico para la especie, es decir, un pienso de perro no contiene todos los nutrientes necesarios para nuestro gato e incluso existen aminoácidos tales como, ácido araquidónico y taurina, que el gato no sintetiza por sí sólo y los debe extraer de la dieta.

3. Conducta de eliminación

Una alteración en esta conducta provocará, casi de inmediato, la visita a un especialista del comportamiento, ya que es muy molesto para un propietario encontrar heces u orina dispersadas por el hogar. Los factores pueden ser muchos y siempre descartaremos problemas orgánicos antes de pensar en un problema conductual. Pero si sanitariamente el animal se encuentra bien, podríamos pensar, en conductas de marcaje, influenciado por hormonas, aversión a la bandeja, generalmente por la ubicación de esta o incluso problemas asociados con el estrés, entre otras causas.

4. Comportamiento social

Entender la conducta social de nuestro gato nos ayudará a mantener un equilibrio de interacción con él, siendo esto de vital importancia para una relación sana y placentera para ambos.

Si basáramos el comportamiento del gato, únicamente en el de su ancestro, el gato salvaje africano, deberíamos decir, que vive en una estructura social solitaria, pero la domesticación provoca cada vez más, que nuestro gato actual, dependa más, socialmente hablando, del contacto con el hombre y con otros congéneres.

5. Comunicación

En muchas ocasiones el desconocimiento de los sistemas de comunicación de nuestras mascotas en general, provocan malos entendidos que pueden acabar con el equilibrio de la relación que habíamos creado.

La conclusión de un estudio de la Universidad de Wisconsin, que los gatos tienen gusto musical, pero es muy diferente del nuestro. Si alguna vez has visto que tu gato ha huido en cuanto has puesto música en los altavoces, es porque para sus oídos es muy desagradable. Los científicos analizaron el comportamiento de 47 gatos domésticos ante diferentes sonidos. Además de música que les resulte agradable, necesitan buenos productos para gatos,

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

X