FAWZIA KOOFI NEGOCIA CON LOS TALIBANES QUE INTENTARON ASESINARLA

La política y abogada se sienta a negociar con los talibanes el futuro de Afganistán después de sobrevivir a dos atentados

Los talibanes intentaron matarla en dos ocasiones: en 2010 y el pasado agosto, pero las heridas de bala no han impedido a Fawzia Koofi sentarse en frente de los terroristas para negociar la paz en Afganistán. La política, abogada y activista es una de las tres mujeres que forman el equipo encargado de negociar con los terroristas el fin e una guerra que dura ya veinte años. El grupo terrorista empezó sus ataques en 2001, después de perder el Emirato que les había permitido gobernar Afganistán entre 1996 y 2001. Fue ese año cuando Fawzia Koofi empezó su carrera como política y activista impulsando la iniciativa Vuelta al Colegio con el objetivo de devolver a las niñas la oportunidad de estudiar que habían perdido durante el régimen talibán. Esta es una de las disputas centrales que convierten a Koofi en un objetivo para los terroristas.

El 14 de agosto de este año dos coches negros empezaron a seguir a Koofi y su hija cuando volvían de Kabul. Uno de los dos vehículos se adelantó para cortarles el paso mientras el otro les disparó en dos ocasiones, la primera bala le alcanzó en el hombro y la otra se estrelló contra la carrocería del vehículo. Aunque estaba herida en el hombro, la política consiguió salir con vida por segunda vez de una emboscada de los talibanes. El presidente Ashraf Ghani no tardó en condenar el atentado de agosto: “estas acciones cobardes contra mujeres activistas afganas no detendrán su compromiso con la protección de los derechos que han ganado en los últimos 19 años”. Los derechos de las mujeres afganas es uno de los temas centrales de la guerra y podrían correr peligro si los terroristas vuelven al poder. La reinstauración del califato también sería una amenaza para las minorías étnicas y religiosas como los chiíes zahares, a los que los islamistas más radicales consideran herejes.

Negociar con el enemigo

Koofi junto con la activista Laila Jafari formó parte de la primera delegación que se reunió con los talibanes en Moscú en 2019 antes incluso de que el grupo fundamentalista aceptara mantener conversaciones con el gobierno afgano. Koofi, que nunca ha dejado de luchar por la igualdad incluso les sugirió a los terroristas que incluyeran mujeres entre sus filas. Por su parte el grupo armado, que respondió con risas a la proposición de la política, dijo que ahora sí permitirían a las mujeres estudiar y trabajar “dentro de los límites de la ley islámica y la cultura afgana”. Pero para ella “paz significa vivir con dignidad, justicia y libertad” por lo que recela de las proposiciones talibanes y continua en su empeño por liberar a las mujeres de Afganistán. Las conversaciones mantenidas con el grupo que intentó matarla la han llevado a ser candidata del Premio Nobel de la Paz y a ganar el Premio Casa Asia 2021 a la diversidad y el desarrollo sostenible.

Por Cristina Moreno

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

X