ESPAÑA FALLA EN LOS PENALTIS PERO MERECIÓ LA FINAL

El sueño español de la final europea terminó en un encuentro donde en muchas fases España fue muy superior a Italia, la tanda de penaltis esta vez fue la que nos privó de la gloria.

Los 90 minutos terminaron con el resultado de 1-1, un gol de Morata en el minuto 80 igualaba el marcador que desde el minuto 60 era favorable a los italianos, el jugador de la Juve que no fue titular revolucionó el partido y consiguió llevar al equipo a su tercera prórroga consecutiva cuando todo parecía perdido. Pero el fútbol es cruel y, menos de una hora después, el madrileño pasaba de héroe a villano al fallar su penalti en la ronda que decidía el primer finalista de esta Eurocopa.

A España le lastraron las ocasiones perdidas, Oyarzábal perdonó un par de ocasiones y Dani Olmo se encontró con un gran Donnarumma que evitó lo que parecía un gol seguro. La primera parte terminaba con 0-0 y España transmitiendo muy buenas sensaciones. La segunda parte comenzó con los dos equipos yendo mucho más al ataque, primero los italianos y después España por mediación de Busquets pudieron adelantarse en el marcador, pero la suerte estuvo del lado de la “ escuadra azzurra”, Chiesa marcaba tras una contra iniciada en su propia área por Donnarumma, su pase a Immobile permitió al italiano plantarse en el área española y tirar, en primera instancia cortó Laporte pero el rechace permitió a su compañero ejecutar un tiro colocado, sin mucha fuerza pero que batió a Unai Simón y ponía a Italia por delante.

Lejos de venirse abajo “La Roja” reaccionó perfectamente, con nuevas ocasiones perdidas pudieron empatar muy pronto, pero hubo que esperar a la salida de Morata que provocaba una reacción fantástica en la selección. El madrileño ponía el empate tras una genial jugada con Dani Olmo, definió al palo contrario al que esperaba Donnarumma y devolvía la ilusión a todo un país.

Con las fuerzas al límite España jugó la prórroga, tampoco los italianos podían jugar mucho, ambos lo intentaron sobre todo con jugadores de refresco pero no lograron desequilibrar el partido. Así llegó una nueva tanda de penaltis para España, los trasalpinos empezaron fallando el suyo pero nosotros también el nuestro, Dani Olmo lo mandaba a las nubes y empezamos de nuevo. Los italianos no fallaron más y nosotros sí, Morata héroe del partido tiró sin fuerza y el portero italiano adivinó la trayectoria parando el balón y a la selección española hacia su sueño de una nueva Eurocopa. Es una despedida con sabor agridulce, pero los de Luis Enrique pueden estar muy satisfechos con el papel que han hecho en la competición.

Victoria Mohedano Arroyo

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

X