SKINCARE: ¿QUÉ ES Y CÓMO LLEVARLA A CABO?

El cuidado de nuestra piel siempre ha sido algo que ha estado a la orden del día ya que todos y todas hemos soñado alguna vez con tener la piel como las estrellas de Hollywood o famosas de nivel internacional. Sin embargo, ahora con todas las redes sociales que existen y la emergencia de nuevas influencers que recomiendan todo tipo de productos y tratamientos de cuidado facial o capilar, tener una skincare perfecta nunca antes había sido tan fácil.

Para quien no tenga del todo el término claro, la palabra skincare hace referencia al cuidado de la piel. Es decir, es el cuidado que le damos a nuestra dermis para mantenerla saludable. Además, se asocia con las rutinas que seguimos y los productos que usamos para que la piel de nuestro rostro luzca fresca y sana.

Según lo que los expertos recomiendan lo ideal seria repetir el cuidado de la cara dos veces al día, concretamente al despertarnos -para mantener un rostro ideal durante todo el día- y antes de dormir, ya que de esta manera nuestra piel se relaja y acepta antes las propiedades de los productos que se utilicen. El primer paso para llevar a cabo nuestra skincare es la limpieza y exfoliación de la cara con agua y tónico o leche facial, los cuales se aplicarán y se retirarán gracias a un disco de algodón. Seguidamente, lo ideal es aplicar un sérum revitalizante de la piel para regenerar todas aquellas células muertas. Es muy importante también mantener el contorno de los ojos bien cuidado para así evitar las ojeras y bolsas marcadas.

En tercer lugar hay que llevar a cabo una hidratación correcta de la piel. En este paso se pueden utilizar miles de productos de cosmética, aunque sin duda lo que más efecto hace suelen ser aquellas cremas o tónicos que contienen vitamina C. Según National Institutes of Health estadounidense, esta vitamina está considerada una de las mejores ya que ayuda al antienvejecimiento, ayuda a prevenir y reducir las líneas de expresión y las arrugas y además, es un reparador epidérmico: atenúa cicatrices como las del acné, ayuda a tener un tono más uniforme, aporta luminosidad, minimiza irritaciones etc.

Pero si lo que se busca es un cuidado más natural, también hay aceites naturales y tips para hacerlo de un modo más medioambiental. En este caso la manzanilla, la miel y el aceite de árbol de té van a jugar un papel fundamental en el cuidado de la piel. La manzanilla, en este caso, se debe aplicar en forma de tónico o infusión. Lo más recomendable es que sea sus hojas naturales y no en bolsa de té. Para prepararlo se debe hervir tal y como se fuera a tomar. Posteriormente se debe dejar enfriar, para rociarlo sobre la piel, Por otra parte, con las bolsas de té de manzanilla, puedes disminuir la presencia de ojeras y bolsas en los ojos. Tan solo debes sumergir la bolsita de té en agua caliente, posteriormente en agua fría, y dejarla reposar al menos 5 minutos sobre cada ojo.

En el caso del aceite de árbol de té, este viene en tónicos para aplicarlo directamente sobre la piel afectada. Por último, en cuanto a la miel lo mejor es aplicarla en forma de mascarilla.

María Ungría Arroyo

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

X