COMPRAR CBD

El polen o hachís de CBD es un producto elaborado a partir de las resinas de las plantas de cannabis que contiene una gran concentración de CBD, manteniendo unos índices de THC por debajo del 0.2%.

¿Cómo se obtiene?

Tradicionalmente, el hachís se obtenía en el mundo rural mediante la extracción de la resina de las flores de cannabis ya sea mediante el secado o el tamizado para, posteriormente, darle la forma deseada para consumirlo, almacenarlo y comercializarlo.

El hachís de CBD se obtiene siguiendo las mismas pautas existentes desde hace más de 100 años para la elaboración de este producto.

Actualmente, esta técnica se ha modernizado y la transformación de la resina a hachís se realiza y analiza en centros especializados o laboratorios que aseguran la pureza del producto, garantizando una alta concentración de CBD y manteniendo unos valores de THC por debajo de los umbrales legalmente permitidos.

Diferencia con el hachís de THC

El hachís de CBD es un producto más novedoso y exclusivo que el tradicional de THC por su reciente incorporación al mercado y su buena aceptación entre los usuarios.

Al tener unos valores más altos de CBD los efectos que provoca no son psicoactivos ya que el porcentaje de THC que tienen son muy bajos y se contrarrestan por los efectos antipsicóticos del CBD. La sensación de “mente cargada” no debería producirse, tampoco se producirá un aumento del hambre significativo, pero sí una sensación de relajación muscular y antiinflamatoria.

Este nuevo producto con altos porcentajes de CBD mantiene un aroma intenso, las características visuales y estéticas del hachís tradicional, siendo igualmente moldeable al tacto en sus distintas variantes.

Por estos motivos, su desarrollo en los últimos años ha sido excepcional, lográndose unas calidades nunca conseguidas. Pero su crecimiento no ha llegado a su fin, hay multitud de empresas desarrollando este producto con el objetivo de mejorar su sabor y utilidades.

La siguiente evolución girará en torno al hachís de CBG, con unos porcentajes de THC cercanos al 0%, sin duda, un gran atractivo para la futura demanda.

El cannabidiol o CBD, a diferencia del tetrahidrocannabinol o THC, no está clasificado como substancia estupefaciente, y su libre comercialización está amparada por el derecho comunitario.

En DE PATA VERDE nos situamos en el plano legal de aquellas variedades certificadas de cáñamo industrial, fibra-tipo o CBD/CBG, cuya trazabilidad ofrezca garantías en cuanto al contenido de propiedades estupefacientes de la planta (<0,2% THC), y, por ende, no supongan riesgo para la salud. El cultivo de cáñamo industrial no está sujeto a fiscalización, más al contrario, es un cultivo subvencionado.

Es de vital importancia diferenciar entre las variedades de “cannabis droga tipo o cannabis THC” y las variedades certificadas de “Cáñamo industrial, Cannabis fibra-tipo o CBD/CBG”, las primeras prohibidas y las segundas permitidas. Insistimos que el principal elemento diferenciador entre unas y otras es el contenido de THC.

En el sentido conceptual de droga, estupefaciente o substancia tóxica, no debe entenderse incluido ni el cáñamo que contenga un nivel de THC inferior al 0,2%, ni el CBD, precisamente porque no producen los efectos nocivos para la salud que merece tal calificación.

El cultivo tradicional de cáñamo produce un impacto medioambiental positivo, y a nivel industrial tiene un enorme potencial. Es una planta no psicoactiva que ofrece multitud de posibilidades, aprovechamientos y beneficios en diferentes ámbitos y sectores.

Hay que saber dónde comprar CBD también conocido como cannabidol. Para saber dónde comprar cannabidol hay que prestar atención en las etiquetas e ingredientes que llevan, ya que, como se han puesto de moda, cada vez lo consume más gente.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

X