EL RECONOCIMIENTO FACIAL MULTIPLICA SU PRESENCIA EN LA RED AEROPORTUARIA ESPAÑOLA

Ya es una realidad. El proceso de implantación de la tecnología biométrica dentro de la red de aeropuertos del país continúa su curso a buen ritmo. Gracias al denominado reconocimiento facial, los viajeros pueden usar su rostro como si se tratase de un identificador oficial a la hora de pasar los controles pertinentes antes de embarcar en un avión.

En concreto, se trata de una herramienta integrada por un software especializado cuya tarea consiste en examinar cada uno de los rasgos faciales del usuario a fin de cotejarlos en una base de datos. Este sistema persigue la idea de intensificar la seguridad y agilizar el tránsito de pasajeros a partir de un procesamiento de la información mucho más rápido.

Aunque pueda parecer un planteamiento de ciencia ficción, lo cierto es que los resultados están siendo positivos en aquellos lugares que ya disfrutan de este tipo de tecnología. Así, los aeropuertos de Madrid, Girona, Bilbao, Tenerife o Valencia, entre otros, ya permiten al usuario acceder al avión simplemente mostrando su cara ante el foco de una cámara de reconocimiento. Un escenario en el que el flujo rápido de personas está llamado a ser una constante.

El ensamblaje perfecto

A día de hoy, el reconocimiento facial en la vida aeroportuaria cuenta con dos modalidades de uso que forman parte de la política de evolución digital llevada a cabo por la gestora pública Aena. El repaso histórico a corto plazo nos arroja ejemplos de ello. Así, en el año 2019 la compañía Iberia ponía en marcha esta herramienta, a modo de prueba, para procesar la facturación y el embarque sin necesidad de emplear para ello ningún documento adicional. Se trata de un uso que ha terminado materializándose en más de media docena de aeropuertos españoles y que ha propiciado que numerosas aerolíneas creen aplicaciones móviles al efecto. Por su parte, la Policía Nacional se sirve de este recurso biométrico para ejercer un control más exhaustivo de los viajeros. Dos formas de utilidad que, sin duda, se complementan.

Las constantes innovaciones aeroportuarias se suman así a la puesta en marcha de uno de los sistemas más avanzados que existen en torno a la seguridad. La verificación basada en la biometría a través de la autentificación de rostros forma parte de las fórmulas de protección más destacadas dentro de los entornos virtuales de algunas entidades bancarias y de las plataformas de juego y entretenimiento online. Gracias a este recurso, el fraude y el uso indebido de datos contraen sólidamente su recorrido.

Una tecnología cada vez más consolidada

No en vano, en la actualidad podemos encontrar varios ejemplos del uso del reconocimiento facial en multitud de empresas de renombre internacional. De este modo, el banco BBVA utiliza esta tecnología en servicios tan cotidianos como efectuar pagos o abrir una cuenta corriente. Lo mismo ocurre con Apple, en cuyo repertorio de dispositivos es posible elegir teléfonos que incorporen la detección del rostro como forma segura de acceso. Como decimos, se trata de un recurso del que también pueden disfrutar aquellos usuarios que busquen el mejor casino online de España, ya que estamos frente a una herramienta que se está consolidando también en las webs de juegos de azar, un escenario que requiere de estos avances para aportar sesiones estables y evitar la incursión de los menores de edad en el juego.

Bajo este contexto, el reconocimiento facial en los aeropuertos nacionales se incorpora a una larga lista de ejemplos que están dando excelentes resultados en términos de seguridad.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

X