Ultimate magazine theme for WordPress.

5 cosas que hay que tener en cuenta antes de la compra de una silla de escritorio

0 4.707

Una silla tan sólo es una silla, así que no debe importar tanto, ¿o sí?

Te sorprendería saber cuánto aumenta la productividad con un pequeño cambio de mobiliario en la oficina, especialmente las sillas.

Probablemente lo has experimentado tú mismo sin darte cuenta:

 Cuando una silla es verdaderamente cómoda no sientes la necesidad de estirar las piernas un rato, no te levantas tan regularmente ni te entretienes con el gato del vecino. Una silla de escritorio apropiada no es sólo un accesorio cómodo, sino que te hace más productivo.

Al momento de escoger una silla de oficina con cierta calidad precio, ¿qué cosas deberás tomar en cuenta?

1.    Ergonomía, una palabra que abarca comodidad y mucho más

Probablemente ya has escuchado hablar de la palabra ergonomía. Básicamente se refiere a la comodidad de estar sentado en una silla elaborada de forma inteligente. Sin embargo, sentirse a gusto no es más que el resultado final de todo un proceso, pues para lograr ergonomía una silla de oficina tiene que estar diseñada de acuerdo a las proporciones anatómicas de nuestro cuerpo. Practicar deporte ayuda cuidar la espalda. Sin embargo silla ergonómica que nos permita apoyar el peso de la espalda precisamente donde necesitamos evitará problemas y dolores musculoesqueléticos.

Esto es fundamental para las compañías, ya que todos los años se pierden billones de dólares a cuenta de problemas musculoesqueléticos ocasionados en el entorno laboral.

Por eso, pregúntate:

  • ¿Es posible ajustar la silla a la espalda y necesidad de soporte de cada persona?
  • ¿Es realmente cómoda para sentarse durante períodos largos de tiempo?

2.    Políticas de empresa útiles para equipar una sala de juntas

Hacer una remodelación de tu sala de juntas o equipar todo un piso de oficinas a la vez puede convertirse en una inversión enorme, especialmente si no tomas en cuenta ciertas políticas de empresa.

Cuando vas a comprar grandes cantidades de sillas, ciertos distribuidores activan políticas para ayudarte con los precios. Asegúrate entonces de encontrar la que más te convenga, y de esa forma el presupuesto de tu compañía no se verá tan afectado.

Ten en cuenta que algunas sillas de oficina pueden requerir algún cuidado especial o asistencia en el ensamblado. Por eso, asegúrate de tener claro todo el proceso de remodelación antes de realizar la compra. De esa forma evitarás cargos adicionales no planeados y evitarás estresarte a futuro por inconvenientes que pudiste haber resuelto antes.

Pregúntate lo siguiente:

  • ¿Cuántas sillas realmente necesito y cuánto es mi presupuesto para obtenerlas?
  • ¿He buscado y preguntado suficiente hasta encontrar la mejor calidad precio?

3.    Flexibilidad y movilidad, útiles para el trabajo creativo

Hoy en día se valora el trabajo creativo más que nunca, y los espacios de trabajo están evolucionando a nuevas tendencias que dan mayor importancia al trabajo en equipo. Para hacer una sesión de tormenta de ideas, por ejemplo, se necesita un espacio amplio y creativo. Pero luego podría ser necesario reordenar toda la sala de juntas para una reunión formal.

Incluso si trabajas individualmente en una oficina necesitas una silla flexible y móvil, especialmente si estás utilizando varios ordenadores o si necesitas atender varias cosas a la vez. Es posible hacerlo sin tener que levantarte, pero sólo si escoges una silla apropiada.

Tanto en trabajo en grupo como individual, se valora mucho la posibilidad de mover la silla fácilmente, preferiblemente con ruedas que funcionen sin ningún tipo de problema. También vale la pena evaluar qué tan ajustable es la silla, pues en ocasiones la misma silla que utilizas para trabajar podría ser tu respaldo para cerrar los ojos y relajarte unos minutos antes de una reunión con clientes importantes.

Para asegurarte de que tengas la proporción correcta de movilidad y flexibilidad, pregúntate:

  • ¿Es fácil de movilizar el modelo que deseo comprar?
  • ¿Es posible ajustar la altura, inclinación, y otros elementos de la silla?

4.    La buena apariencia también influye en la productividad

Habrá quien piense que la apariencia no tiene nada que ver con la productividad, pero eso no es lo que dicen los expertos. Una sala de trabajo o una oficina fresca transmite una sensación completamente distinta a nuestro sistema nervioso y nos ayuda a potenciar al máximo nuestro trabajo. El diseño de una silla, aunque parezca ser sólo colores y materiales, puede afectar para bien o para mal el desempeño de tus empleados, e incluso la opinión de tus clientes.

Toma en cuenta también la decoración del lugar y elige modelos que vayan acorde con el diseño de tu oficina, e incluso de tus propios principios laborales. También toma en cuenta el espacio disponible y evita sobrecargar el ambiente con demasiado mobiliario. Este problema común es también una causa de fuga de ideas y de dispersión entre tus empleados.

En resumen, para encontrar una apariencia acorde a tu oficina, pregúntate:

  • ¿Está el diseño de acuerdo con los colores y el tipo de decoración?
  • ¿Demuestra el modelo a mis trabajadores y a mis clientes el estatus y los principios que deseo perseguir en mi oficina?

5.    Relación calidad precio: Una inversión duradera y sin gastos extra

Finalmente, una última recomendación tiene que ver con la durabilidad y la reducción de gastos. Una silla costosa podría parecer en ocasiones una inversión innecesaria. Sin embargo, puede ser mejor inversión que una silla de oficina económica y desechable. La durabilidad de una silla no se mide por su precio, pero puede hacernos reducir costos a la larga.

Por eso, presta especial atención a los materiales de tu nuevo modelo de silla de oficina, la estructura, el soporte de peso, y sus funcionalidades. Todas ellas son necesarias para lograr encontrar la mejor silla de oficina según calidad precio.

Un espacio de trabajo verdaderamente funcional es aquel que se puede mantener con el paso de los años, a menos que una nueva tendencia nos plantee la posibilidad futura de una remodelación. Por eso, pregúntate:

  • ¿El modelo que estoy considerando tiene desperfectos o debilidades que salten a la vista?
  • ¿Los materiales son de alta calidad o no pasan de ser aceptables?

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

X